lunes, 19 de diciembre de 2011

Crónicas de Primavera: Mar del Plata, Festival Gastronómico y precios de temporada

Pensando en las vacaciones que se vienen, con Myriam rumbeamos hacia Mar del Plata, el sábado 17. Las vacaciones tienen dos componentes fundamentales que nadie deja de poner en la balanza cuando decide a donde ir: el alojamiento y la comida, rubros cruciales para los que ya no queremos ir de mochileros o en esa categoría de turista conocidos como "gasoleros". Una buen alojamiento, baño impecable, sommier, teve y buena presencia, son junto al precio razonable datos claves para decidir donde alojarse; un panorama general de los precios gastronómicos también hacen huella para la toma de decisiones. Además de otras intenciones, esa eran las preocupaciones que me rondaban la cabeza rumbo a Mardel. El día estaba nublado y con pinta de algún chubasco en la costa, cosa que no ocurrió durante el paseo. Mucha gente, para nuestro gusto: que aprovechamos los últimos fines de diciembre para cerrar nuestro placer viajero y cariño por la ciudad "de la patria de los tiempos felices". Llegamos alrededor de las 10.30 hs. y nos zambullimos en La Fonte de Oro a desayunar frente al Casino. Digo esto porque la intención era hacer una parada técnica en Balcarce en la 226 donde Alfajores Guolis"tenía un café y venta de sus productos. Vano intento, lo encontramos cerrado sin viso de que lo vuelvan abrir al público. Frustado el intento seguimos a la costa y terminamos desayunando frente a la rambla. Ya se nota la avanzada de turistas sociales y jubilados de las FFAA-habitués de mardel- paseando por la peatonal San Martín y alrededores. De paso charlamos con los mozos/as amigos sobre el pulso de la temporada; están preocupados-ellos no los patrones- por los precios-un café $12,00- y la competencia de los brasileños y yoruguas, que más rápidos de reflejos que nuestros experimentados empresarios-en maximizar la renta de manera lujuriosa como si el 2012 se terminara el mundo- ya están más bajos en precios que cualquier lugar de la costa atlantica (referencia: alojamiento y comida). Es difícil cambiar prácticas consuetudinarias de los "bolicheros" que tenemos de empresarios en el país; nunca una visión estratégica del negocio para hacerlo sustentable por muchos años. El gobierno nacional y principalmente el provincial están poniendo la "guita" en la ciudad; todos los meses encontramos nuevos emprendimientos y lugares para disfrutar y pasear. Todo está preparado para hacer turismo durante los 12 meses del año, pero siempre falta algo para el peso.
Como nuestra intención era abastecernos de mariscos y algún pescadillo para las fiestas, encaramos para el puerto. Encontramos los precios como los meses anteriores, y por supuesto, mucho mas barato que Tandil. El centro comercial del puerto explotaba de gente comiendo; los precios ya están de temporada-diría desde hace unos meses atras- y caros. No se condice con el valor de la materia prima, el pescado. Un ejemplo para ir previendo: en Chichilo-no es el más caro de la zona- dos platos de pescado, ensalada y cerveza de litro, ronda un valor de $150,00 por pareja. Comiendo como gente adulta que cuida su colesterol y peso.
A la tarde caminando por Guemes nos internamos en el 7mo Festival Gastronómico de Mar del Plata, un evento digno de imitar por la presentación y la variedad de propuestas y productos que ofrecen al visitante. Lo interesante es el Menú del Festival, una cartilla que nos propone los platos que un importante número de restoranes de mardel ofrecen a un precio especial adhiriendo a este evento gastronómico. Salvo contadas excepciones el precio por plato sube hasta $85,00 por comensal. Muy caro. Esa es la impresión que nos queda de este raid por la ciudad feliz. Y me parece que es la sensación de muchos comerciantes que ven más allá de sus narices y se angustian por la cantidad de argentinos que se volcarán a las playas brasileñas y uruguayas. Llegando la tardecita, previo café y mediaslunas en la Fonte de Oro de la coqueta Guemes, nos despedimos de la costa hasta que pase el aluvión de porteños y turistas. En Abril retornaremos a ese viejo y encantador vicio de pasear y comer frutos del mar en la ciudad feliz. Chau

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares