domingo, 12 de mayo de 2013

Seguridad en Tandil: radicales, kirchneristas y la triste levedad de no ser...


"A la hora de poner en marcha las herramientas, también resulta curioso que buena parte de la inversión (botones antipánico, por caso) iría a parar a barrios de clase media, media alta, cuando la realidad indicaría que quien más sufre la inseguridad es el que menos tiene.

“Son los que pueden pagarlos”, responden sin más, marcando una clara distinción entre vecinos de primera y de segunda.
El mensaje es más o menos claro. No es lo mismo un asalto a una familia de “apellido” que a “muertos que no le interesan a nadie”. Sino, no se entiende porqué el pediatra va personalmente a visitar y mostrarse solidario con una familia conocida que sufrió un atraco y ofrece instalarle una cámara en la cuadra, mientras que a otra a la que le mataron al ser querido, a sangra fría en una pelea, le envía a un emisario a dar la cara, y en última instancia, al chofer.
Se trata entonces de prioridades y sensibilidad, pero también de gestos, sobre los cuales el lunghismo no está dispuesto a cambiar porque forma parte de su esencia, de su ideario." ( editorial de la edición del domingo del Eco de Tandil)



Parece ser que no es el Observador el único que crítica al Lunghismo. En este tema de seguridad, donde durante diez años se hicieron los "otas", ahora a pocos meses de las elecciones de medio término, lanzan una bateria de medidas para atender las demandas crecientes de la sociedad tandilense. 
Pero al viejo estilo, y único, de este radicalismo travestido, atienden a su clientela electoral, importandole poco el resto de los vecinos del Tandil Soñado. Que vamos a hacer: es lo que hay. Mientras el kirchnerismo - expresión dominante dentro del justicialismo local- no aprenda a leer la realidad correctamente, vamos camino a seguir con este vecinalismo peculiar que representa el Pediatra y su troupe de seguidores con base en Mitre 555.
Lamentablemente, todo lo que se especula y habla no lleva a la oposición a nada positivo-salvo la baja en la edad de los posibles postulantes a cargos electivos-, porque no logran entender que lo que sirve en el ámbito nacional no precisamente sirve en Tandil. Por eso tenemos un gobierno local que no responde a ningún canón nacional, sea de derecha o provenga del tronco radical, del cual proviene. Es peculiar, como es la idiosincracia del tandilense medio. 
Y esto es tan cierto como el silencio del mandamás local cuando se abrió el debate en el comite radical después del encendido discurso del actor Brandoni y su perorata de monaguillo. Los seguidores del Jefe no entendieron una jota de ese sonoro silencio, e insistían en que hablara, sin reparar que hace unos pocos días salto a la luz pública, entre otras custiones, el caso del cabarulo Ekeko. 
Y Brandoni repartiendo agua bendita en el comite, sin tener ni idea de lo que pasa en la localía con la moral, la ética, la decencia y otros sermones que suelen repetir los radicales como loro desde hace muchisímo tiempo, sin explicar, por ejemplo ¿ que hizo con los 60 millones de dolares el lenguarás Sanz cuando fue interventor en Corrientes ? ¿ o los subsidios a los integrantes de la CCC para que hagan de fuerza piquetera del lunghismo tandilense?. 
Por estos caminos recorremos las callecitas de la Aldea Serrana en estos tiempos de radicales defendiendo a Clarín, quien les echó sin anestesia al mejor presidente que tuvo el radicalismo en este periodo democrático: Don Raúl Alfonsín, y una  dirigencia opositora que no escucha a los que algo saben del pueblo y sus meandros sociales y políticos, y siguen metidos en esquemas ideológicos que en Tandil chocan con la realidad.  

(publicado en el blog Desde El Morisco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares