miércoles, 3 de julio de 2013

Lavando Verdes y el sobrino de Miguel Lunghi y su vocación de lavandero (Lunghismo al palo)

Reproducimos una interesante nota de Política Tandil, sin comentarios. Acá va:
Entre el Tandil "lavado" y el Lunghismo

Por estos días, el lavado de dinero es un tema recurrente en los medios, sobre todo en los opositores al Gobierno que intentan sentenciar en el ámbito de la opinión pública lo que no pueden justificar aún en la Justicia.   El propósito fundamental parecería ser demostrar que el kirchnerismo, con el mismo Néstor Kirchner a la cabeza e incluyendo a empresarios cercanos al poder, inventó la operatoria de sacar dinero de país sin que los roce la fiscalización del Estado.
Bienvenida la denuncia si tiene algún suceso en el ámbito que corresponde, la Justicia, y si desenmascara una operatoria ilegal que propiciada por un funcionario político es doblemente ilegal.
¿Pero el lavado de dinero deja de ser ilegal cuando lo ejecuta un empresario o un vecino?  El argumento de la carga impositiva, muy común en estos casos, no parece ser suficiente para que un empresario utilice los mecanismos que hoy ofrecen algunos garitos crediticios para evitar dar cuenta de sus ingresos y sacar sus depósitos a cuentas del exterior.
No es fácil entender la doble vara ética que ponen algunos empresarios, o ciudadanos corrientes, a la hora de exigir y a la hora de obligarse.  Lo que ejecutado por funcionarios públicos es punible, ejecutado por ellos es apenas un mecanismo de defensa ante la intromisión del Estado en las finanzas particulares o una alternativa al ahogo impositivo.
Tandil es un caso fenomenal para poner en discusión este suceso.  Es una de las ciudades que más caceroleros concentró por cantidad de habitante.   Entre los que pedían liberar el dólar, más justicia y más seguridad había varios que aún hoy, en su comercios, venden en negro.  Y entre esos varios algunos que han tenido hasta hace poco responsabilidades mayores en cámaras empresariales.  Pero allí no se termina todo ya que la hipocresía no es moneda escasa en este pago.
Tandil también concentra una cantidad de garitos de préstamo y compra y venta de moneda extranjera que parece desmesurada para su cantidad de habitantes.  Allí recurren los angustiados por las deudas pero también los empresarios que suelen considerarse “nueva burguesía local” o “nuevos ricos”.  La multiplicación del dinero es tentadora y en esa tentación suelen empantanarse por principios éticos que se reclaman.
Días atrás se supo que un fiscal de EE.UU., acusó de supuesto lavado de dinero a la casa de cambio La Moneta, la cual opera en Mar del Plata y en Tandil.
La fiscal Victoria Francis denunció ante la justicia de ese condado que directivos de La Moneta cambiaron en la sucursal Nueva York del Banco de la Nación “unos 20 mil cheques por un valor total de 24 millones de dólares entre el 2005 y el 2012” violando las leyes antilavado de los EE.UU.
Según la fiscal, La Moneta habría utilizado a empresas sin existencia real como Amerifast Inc., y Trade Wings para justificar la llegada de dólares de la Argentina como si fueran pagos por importaciones ficticias.
¿De dónde salen esos fondos que supuestamente la casa de crédito y cambio lleva a Estados Unidos o a otros paraísos fiscales?  No hay tantos Lázaros Báez en Tandil y en la zona.  Al parecer no sólo los empresarios amigos del poder acostumbran a sacar sus ganancias fuera del país para no dejarlas al alcance de la AFIP.   Una investigación complementaria estima que por esa vía se canalizaría una parte de la ganancia que obtiene el campo. Nuestro campo y el de la región. Un sector que históricamente se ha acostumbrado a manejar parte de su economía en la informalidad y que ha renegado sistemáticamente de sumirse a las retenciones.
Entre las pruebas que presentó la fiscal figuran una serie de mails intercambiados entre los dueños de la conocida casa de cambio marplatense y su operador en EE.UU. Uno de ellos habla de cerrar la compra de “la mutual (ya que tenemos pero son del color de Obama)”.
Las mutuales no son siempre ese esquema solidario y falto de lucro que encierra su origen.  De un tiempo a esta parte se han vuelto, en algunos casos, entidades financieras encubiertas por las que pasan cheques y otros valores de terceros.  Entran teñidos y salen relucientes.  Es lo que se llama lavado.  En el medio se quedan los porcentajes que el evasor esquiva porque las mutuales están exentas de no pocas tributaciones.
Se estima que La Moneta contaría en su estructura con una mutual (la Once de Febrero - AMOF) que tuvo su origen en una entidad que prestaba dinero a los jubilados con intereses usurarios pero que además habría utilizado su sistema para limpiar los cheques de los empresarios que no tenían intenciones de declararlos ante la AFIP.
Pero en esta ciudad soñada o en vigilia, todo se sabe y nada se sabe. Y en esa penumbra no existe una voluntad de emparejar las obligaciones y los intereses.  No existe ni siquiera por parte del poder político opositor que prefiere el escándalo que reste votos pero “hasta ahí”.
Porque quién mejor que Sergio Lunghi, actual concejal de Tandil, para referirse al tema. Ya que fue el gerente de La Moneta hasta que asumió en el Deliberativo.
¿Quién mejor que un funcionario público que conoce desde adentro el desaguisado del lavado de dinero que opera en Tandil y en la zona para ponerle fin?  Está muy bien hablar de lo “correcto” de la “república” y de la “democracia” pero qué mejor que concentrar todos esos valores en el procedimiento de terminar con un mecanismo que socava todos esos valores.
Pero no.  Parece que el lavado es sólo un tema que trata Lanata en su programa nacional y en un solo sentido.  Lo que pasa en Tandil no es relevante ni parte del mismo fenómeno.  Es lavado pero no es tan ilegal.  Tal vez porque ocurre entre vecinos.  Entonces las figuras demoníacas desaparecen.  Porque Sergio Lunghi es “buen pibe” y si administró esa operatoria lo hizo por necesidad de sostener un empleo.  Y si un productor agropecuario lo hizo fue porque estaba siendo expoliado por un Estado insaciable.
Esta ciudad soñada es también una ciudad lavada, pero de eso nadie habla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares