domingo, 4 de agosto de 2013

Crónicas Peruanas: Cusco, la capital Inka, su gastronomía y la fortaleza de Sasayhuaman...



Cusco y monumento al Inka


Después de dos días en Lima, la capital del Perú, nos embarcamos en el aeropuerto Jorge Chavez rumbo a la ciudad de los Inka: Cusco. Dejamos la capital y la bruma que el pacífico derrama sobre la ciudad durante todo el invierno. Para los limeños, acostumbrados a un clima seco y sin lluvias, el tiempo estaba tormentoso, para nosotros que de tormentas conocemos bastantes, era una pequeña llovizna molesta y apenas humedecia la ropa.
En la majestuosa Cusco nos alojamos a pocas cuadras de la Plaza de Armas, en el Munay Wasi, un hotel de tres estrellas construido sobre viejas construcciones incaicas. Atención para los que viajan por primera vez: el mal de altura o sorochi, pega fuerte; recomendaciones básicas: caminar despacio, usar oxigeno(en todos los hoteles tienen), tomar mucha agua mineral, comer livianito y descansar mediodía al llegar a la ciudad. Lo sufrimos en carne propia. 
Iglesia de Cusco en Plaza de Armas

 A pocos metros teníamos la callejuela Hatúm Rumiyóc, donde se encuentra una inmensa piedra tallada con 12 ángulos. Una verdadera maravilla de la arquitectura imperial inka. Recorrimos la ciudad a pie y parte en micro. Visitamos la Plaza de Armas, el Quiroqancha, el Templo del Sol que fuera el sitio más importante del imperio; sobre el mismo se construyó, tapándolo, el convento de Santo Domingo.  Un detalle, la orden de los domínicos ( domini= dominar; can: al perro[el diablo])que significa dominar al diablo, fue la encargada de “evangelizar” a los nativos, y Pizarro (un analfabeto) y sus hombres los encargados de la conquista y del oro y la plata; metales que para los Inka eran de uso decorativo, no así para los españoles. El Cusco tenía aproximadamente 300 mil habitantes originarios (era la capital del imperio), los españoles masacraron cerca de 250 mil. Quedaron al final alrededor de 30 mil habitantes entre españoles y nativos.
Callejuela de San Blas


Nadie que vaya al Cusco puede dejar de visitar el barrio de San Blas, de artesanos y artistas, el mercado de San Pedro, y entre otras actividades, degustar la gastronomía cusqueña, clavándose un plato de Chiriuchu (carne de cuy asado, acompañado de tortilla de maíz tostado,queso, rocoto y cochayuyo).
Visitamos criadero de Cuy

En la avda del Sol encontramos varios museos para visitar: el de arte popular, museo de sitio del qorikancha y el centro qosqo de arte nativo. (qosqo= cusco), entre otros centros culturales dentro del ejido urbano.
La Cruz siempre está vestida (sincretismo religioso)

Cercanos a esta ciudad ( construída con forma de puma ), encontramos importantes centros arqueológicos para visitar: Qenqo (anfiteatro y sitio sacrificial), Tambomachay(lugar de culto al agua),Puca Pucará (fortaleza roja, parte del sistema de defensa cusqueño), y Sacsaywaman, literalmente, halcón satisfecho, que constituye después del Machu Pichu, para el que escribe, la más impresionante obra arquitectónica del imperio.
Sasayhuaman



  Sacsaywaman se encuentra a dos km de Cusco, son restos y cimientos de una colosal construcción formada por tres series de bloques de piedra unidas con gran precisión que servían de defensa. Se construyó en 77 años aproximadamente, en los reinados del Inka Yupanqui y Wayna Qhapaq. Está compuesto por cuatro sectores. Los baluartes o murallas construídas con enormes piedras en líneas quebradas que forman la plaza Chiquipampa(explanada) donde los españoles masacraron a 9000 mil “orejones”(es decir, a la elite Inka), además de sus torreones y el cerro Suchuna que está ubicado frente a los baluartes.  Es necesario ver, sentir y tocar esta obra fabulosa para tomar real dimensión de esta civilización; donde, todavía, no se ha dicho la última palabra.

En próximo post, nos adentraremos en el Valle Sagrado y sus misterios y construcciones…

Adelantamos imágenes del Valle Sagrado

Las Colcas (reservorios de granos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares